Marruecos exhorta al Consejo de Paz y Seguridad de la UA a que respete la agenda de la ONU-UA sobre el Sáhara Occidental

Rabat: el Consejo de Paz y Seguridad (PSC), el órgano más importante de la Unión Africana encargado de defender la estabilidad y la paz en todo el continente, se reunió en Skhirat, una ciudad costera entre Rabat y Casablanca, del 25 al 26 de junio.

Como parte del 12º retiro de PSC de su tipo, los 15 estados miembros del órgano de la UA discutieron la necesidad de reformas de seguridad en línea con los objetivos profesados ​​de la UA de presionar por un paraguas de seguridad continental integrado para hacer frente a una variedad de desafíos emergentes para el Continente africano

Mohcine Jazouli , Ministro Delegado de Marruecos para la Cooperación Africana aprovechó la oportunidad del cónclave del CPS en Marruecos para recordar el compromiso institucional del organismo con el espíritu de la agenda del Consejo de Seguridad de la ONU sobre la paz y la estabilidad en algunas de las zonas de crisis de África.

Compromiso con los principios.

Al señalar las divergencias basadas en la ideología que a menudo han caracterizado, y limitado, las acciones del PSC para resolver crisis en el continente, Jazouli dijo que el cuerpo debería alejarse de alimentar los desacuerdos internos. En cambio, señaló, el organismo debería invertir más en la búsqueda del “impacto práctico”.

Marruecos, señaló Jazouli, “está decididamente convencido” de que hacer que el PSC sea efectivo y exitoso requiere una lealtad inquebrantable a los “parámetros fundamentales sin los cuales todas las conversaciones de reformas simplemente serán destellos de esperanza sin un impacto real”.

Según el ministro marroquí, la clave del éxito del organismo es un sentido de compromiso con la agenda y los principios de la UA. Este compromiso, explicó, pasa necesariamente por la adopción de un plan de acción que refleja las aspiraciones globales de los estados miembros de la UA.

Esto, sostuvo Jazouli, solo se puede lograr si los estados miembros del PSC trabajan de manera participativa, coherente e integrada con el resto de la UA.

En lo que respecta a Marruecos, trabajar de manera concertada evitará situaciones de estancamiento y divergencias internas que el continente ha presenciado en algunas situaciones de crisis. Ser claro acerca de las prerrogativas del PSC y su sumisión a la Comisión de la UA ayudará a “evitar la confusión y la ambigüedad innecesaria”.

En sus declaraciones finales, Jazouli fue enfático sobre la importancia de la agenda de la ONU sobre la UA cuando se trata de algunos temas candentes de seguridad en el continente. La alusión fue claramente entendida como una referencia a la cuestión del Sahara Occidental.

En una medida sin precedentes en julio del año pasado, la UA acordó comprometerse con las negociaciones dirigidas por la ONU sobre el Sahara Occidental. En declaraciones y decisiones posteriores, la Comisión de la UA dijo que prometería lealtad total a la agenda del Consejo de Seguridad de la ONU sobre el Sahara Occidental.

Esto sucedió a pesar de la insistencia en algunos sectores de la UA, principalmente encabezada por Argelia y Sudáfrica, de permitir que la UA establezca su propia agenda en materia africana.

No hay final a la vista de las divergencias internas.

A pesar de los recientes desarrollos en el frente conjunto de la UA-ONU en el Sáhara Occidental, Sudáfrica ha continuado presionando por una agenda diferente a la defendida por la ONU.

En marzo, Pretoria desestimó su contundente rechazo de lo que considera una imposición de una agenda extranjera a una crisis africana. Defetoriamente ajena a las advertencias de la UA contra “impulsar una agenda paralela” en la disputa del Sahara Occidental, Pretoria organizó una “conferencia de solidaridad con el Sahara Occidental” del 25 al 26 de marzo.

La conferencia, que fue organizada conjuntamente por Namibia, también campeona de la “causa saharaui”, se estableció para reiterar el “compromiso de los dos países con la lucha del pueblo saharaui”.

“Queremos enfatizar que la solución a la cuestión del Sáhara Occidental debe basarse en el principio de autodeterminación y descolonización”, dijo en ese momento la Ministra de Asuntos Exteriores de Sudáfrica, Lindiwe Sisulu. Más recientemente, el representante de Sudáfrica ante la ONU criticó la última resolución de la ONU sobre el Sáhara Occidental al denunciar la insistencia del documento en las nociones de compromiso y viabilidad.

Según los cálculos de Pretoria, cualquier ruta de resolución que excluya la “descolonización” y la “autodeterminación” no es africana y es una prueba más de la proyección de su voluntad y agenda por parte de terceros en el continente. Para Marruecos, Sudáfrica, actuando de manera un tanto autorizada , está dejando que su fervor militante enturbie sus sentidos de hechos históricos, factibilidad política y compromisos continentales.

Dado que ambos países cuentan con un apoyo sustancial para sus posiciones, aunque Marruecos parece tener una ligera ventaja desde su regreso a la UA en enero de 2017, es difícil decir qué partido realmente prevalece en este momento.

Pero cualquiera que sea la jugada final, Jazouli se sintió obligado a recordar a los participantes en la reciente reunión del PSC el espíritu de los últimos compromisos de la UA para garantizar una toma continental “efectiva, integrada y coherente” de las crisis más calientes del continente. derecho propio.

Fue la señal por excelencia de que, a pesar del abrumador consenso dentro de la UA para “respetar y acompañar” la agenda dirigida por la ONU, el Sahara Occidental seguirá siendo una cuestión espinosa para el continente. Y tal vez ese fue el punto de Jazouli cuando mencionó la “búsqueda de un impacto real” en el terreno: se necesitarán más que los compromisos escritos para negociar el estancamiento diplomático del Sáhara Occidental.

(Fuente: Morocco World News)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *