Tannhäuser y el torneo poético del Wartburg

Fin de semana a la vista. Mucha gente agarra una pequeña maleta y se dispone a pasarlo en algún rincón rural de la geografía española. Otros nos quedamos en nuestras casas. Confieso que ya no me gusta viajar. Es una actividad que me resulta pesada por la masificación del transporte público. Cuando lo hago es por alguna obligación familiar o profesional. Así que mi propuesta para una tarde noche de sábado o domingo no puede ser otra que disfrutar de una ópera de Wagner, por ejemplo ´Tannhäuser`, en versión de Daniel Barenboim. Aquí el libretto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *