Textos siríacos

Estamos dedicando buena parte de este año 2019 a la preparación de diferentes textos siríacos. La razón de tal actividad es ir ofreciendo en lengua española un conjunto de escritos religiosos, literarios y ensayos de diversa índole que tuvieron en su día una importancia fundamental para el desarrollo de las iglesias orientales, así como su influencia en occidente y, en general, en buena parte del quehacer literario universal. Por otra parte, en nuestros días a nadie se le escapa el drama que está viviendo Siria desde el año 2011, con una guerra civil que ha provocado millones de víctimas, desplazados y refugiados. De ahí que nuestra intención sea proporcionar una plataforma editorial también a autores actuales de esa región del planeta con la finalidad de divulgar la riqueza cultural de Siria y, por ende del Oriente Medio.

Existen precedentes sobre este tema en idioma español. Así, en 1913 se publicó en la “Biblioteca Económica del Clero”, un documentado estudio escrito por Rubens Duval , orientalista francés especializado en lengua aramea y titulado “La literatura siríaca”, dentro de la colección “Antiguas Literaturas Cristianas”, texto de acceso libre en Internet. En este libro Duval desgrana un amplio esquema intelectual, destacando la importancia de las obras siríacas ya que “la literatura siriaca se ha formado y desarrollado primeramente en la Mesopotamia, bajo la influencia del cristianismo, al cual debe el carácter religioso que la distingue. Es, por encima de todo, una literatura eclesiástica, puesto que las obras que nos ha dejado tuvieron por autores, casi sin excepción, a miembros del clero o teólogos. Los mismos doctores que se consagraron al estudio de la filosofía griega, como los Maestros de la escuela de Edesa en el siglo V, o las ciencias naturales y, médicas, como Sergio de Reschaina, en el siglo siguiente, y los célebres médicos sirios de Bagdad en tiempo de los califas Abasidas, eran versados en la teología. Las ciencias se resumían en Oriente en la palabra filosofía, y la primera y más importante de las ramas de la filosofía, era el conocimiento de Dios y los dogmas de la religión. Esta dirección de los estudios se debía al espíritu religioso de los Semitas, tan profundamente arraigado entre los sirios como entre los israelitas y los árabes…”

Además de esta obra de indudable importancia, algunas universidades españolas han desarrollado planes de estudio sobre estudios semíticos y, en particular, siríacos; pero la mayor parte de la bibliografía existente se produce en idiomas francés e inglés, de ahí la conveniencia de ofrecer al público, no necesariamente especializado, traducciones al español de textos antiguos y contemporáneos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *