Un clásico en Valladolid

Desayunar un domingo chocolate con churros y leer la prensa local . A ser posible en compañía de buenos amigos y, si te invitan, tanto mejor. Por cierto, en el diario “El Norte de Castilla” empecé a publicar mis primeros artículos a los 17 años, cuando lo dirigía Fernando Altés Bustelo y Miguel Delibes andaba también por los despachos. Mis artículos trataban sobre conservación de la naturaleza casi todos. El primero me lo publicaron un domingo. Fue una sorpresa pues lo había enviado tres semanas atrás y pensaba que no lo publicarían; sin embargo lo hicieron. Al día siguiente pasé por la redacción del periódico para dar las gracias al director. Me mandaron entrar en su despacho y allí estaba en alegre conversación con Delibes. No se me olvidará la respuesta de ellos: ¡te publicaremos todo lo que tenga calidad! Y así fue durante los años que Fernando permaneció como director. Después me publicaron algún artículo esporádico hasta que, por falta de tiempo, dejé de enviar colaboraciones.
Delibes vivía en el mismo barrio que nosotros, así que lo veía con frecuencia. Yo le tenía un respeto casi reverencial. Había leído todas sus obras, y para mí era un grande -lo sigue siendo- de la literatura española, merecedor del premio Nobel de Literatura… pero esa es otra historia.Y hablando de Miguel Delibes y Fernando Altés Bustelo, recupero una fotografía de ambos, tomada en la celebración del 125 aniversario del diario El Norte de Castilla. ¡Qué tiempos aquellos! La foto se conserva en el archivo de la Fundación Miguel Delibes.

Mientras tanto, los churros y el chocolate, ya digo, reconfortan el cuerpo y animan el día.

(Foto: Miguel Delibes (segundo por la derecha) y Fernando Altés (cruzado de brazos), durante la celebración del 125 aniversario del diario El Norte de Castilla).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *